El ex futbolista Frank Rijkaard y su pasión por la música

Entre algunos archivos (por llamarlo de alguna forma) que tengo en mi casa, encontré algo que quizás pueda no llamar la atención en un primer momento, pero que mirando desde otra perspectiva si que lo es.

¿Qué es lo que normalmente encontramos en las entrevistas a jugadores y/o entrenadores de fútbol?. Los temas que obviamente mayormente se tratan son de fútbol, algún que otro detalle sobre su vida personal, sus gustos y aficiones, pero poca o nula profundización de las mismas.

¿Cuál es la particularidad de esta entrevista?. Que se toca y profundiza una cuestión diferente a lo que diariamente estamos acostumbrados los que seguimos las novedades del fútbol, que a pesar del tiempo que pasó (se realizó en el 2009), tiene algún tipo de relevancia, por la mirada diferente en que se presenta y como va tomando forma.

La entrevista en cuestión es al exitoso ex futbolista y director técnico holandés Frank Rijkaard, uno de los pilares de aquel gran equipo del Milan de finales de los 80 y principios de los 90 como jugador, mientras que como entrenador, consiguió grandes títulos en el Barcelona de España (una Champions League por ejemplo).

Rijkaard en su época de jugador del Milan.

 

Esto fue publicado en la revista Don Balón de España, pero los que realizaron esa entrevista fueron Oriol Rodríguez y Alexandre González del periodico So Foot francés cuando era entrenador del Galatasaray turco, en la cual el holandés va contando, a través de las preguntas realizadas por los periodistas, sobre su gran pasión por la música, en especial lo que se refiere al rock alternativo y el pop independiente.

– ¿Frank, se acuerda del primer disco que se compró?

Si, me acuerdo bastante bien. Era Donna, un single de un grupo que se llamaba 10CC. Debía tener 8 o 9 años más o menos. Recuerdo que, durante los primeros seis meses solamente escuchaba la cara A, hasta que descubrí que los vinilos tenían una cara B… Pero, mala suerte, la segunda cara contenía solamente una versión instrumental.

– ¿Cuál fue el disco que cambió su vida?

Cada época tiene su propio universo musical. Le podría citar un disco de XTC, por ejemplo, o de los Beatles, o de música soul, que era lo que escuchábamos en casa cuando yo era pequeño. Me gusta la música en general, desde el pop hasta el rock, pasando por el soul, el folk o la música más tradicional, pero lo que más me apasiona es el rock alternativo. El disco “Doolittle” de los Pixies, cambió mi manera de sentir la música. Después de haber escuchado esa maravilla, nada sonaba igual para mi. Y nunca he dejado de escuchar a los Pixies, nunca. Después me volví fan de grupos como Nirvana o Soundgarden, y de toda la escena grunge en general, y después me encantaron Audioslave. Actualmente me gustan mucho gente como The Killers o Bloc Party. E incluso Coldplay.

El holandés cuando fue entrenador del FC Barcelona.

– ¿Cómo escoge a la hora de comprarse tal o cual disco?

Leo muchas revistas de música. Fue así que descubrí a los Deftones, leyendo una de sus entrevistas. Objetivamente hablando, su álbum “White Pony” es una obra de arte. En Holanda solía ir a una tienda de discos alternativa, y los encargados me aconsejaban las novedades que iban apareciendo. De este periodo he conservado la costumbre de comprar discos sin saber a veces muy bien de qué grupo se trata, esperando que me vayan a sorprender, y a veces funciona. La última vez que me pasó fue con los Queens of the Stone Age.

– Una vez convertido en entrenador, ¿le ha aconsejado discos a sus jugadores?

La música es algo muy personal, por lo que no entro nunca en debates tipo: “este disco es bueno”, “no, este disco es muy malo” o “este es genial”. Como mucho hablo de música con mi hijo, que también es muy melómano y es muy fan de System of a Down. Pero incluso con él, cuando me pregunta si tal canción está bien le digo que no puedo responder en su lugar. Puedo odiar una canción que le guste a un montón de gente. La música es la música, ni buena ni mala, solamente le pedimos que transmita emociones.

Una ilustración realizada por la revista Don Balón a Rijkaard en esa época.

Una ilustración realizada por la revista Don Balón a Rijkaard en esa época.

 

– Después de ganar la Liga con el Barcelona, ¿qué tipo de música tenía ganas de escuchar?

En los momentos de celebración, me gusta escuchar música tranquila, incluso un poco nostálgica, con un punto de tristeza, algo que me haga pensar en el pasado. Por ejemplo, el “Unplugged in New York” de Nirvana. En cambio, cuando perdemos, me gusta escuchar algo más duro, brutal, pura energía.

– ¿Y después de una victoria en la Champions League?

Morrissey o The Smiths.

– ¿Cuál es el mejor disco de la colección de tus padres?

En casa se escuchaba mucho soul, gente como Otis Redding o los Temptations. Generalmente, sobre todo discos de la Motown.

– Dígame un disco que, para usted, resuma los años setenta…

Aunque se separaron en 1970, el “Let it Be” de los Beatles. De ese mismo periodo me quedo también con el “Never Mind the Bollocks” de Sex Pistols.

– ¿Y un disco de los años ochenta?

Cualquiera de los XTC.

– Y, para terminar, un disco de los años noventa…

Para mi, los años noventa tuvieron grupos muy grandes. Me quedo con Nirvana y Pearl Jam. Aunque pasen los años, sus discos suenan igual de bien.

Fuente: Don Balón (17 de agosto de 2009)

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s