Soda Stereo y su versión animal en Paraguay

Este día se cumple un año más de otro concierto de Soda Stereo en Paraguay, su tercera visita en ese momento y la primera en el comienzo de la década de los 90.

Con un repercusión mayor a lo que sería después la última vez que se presentarían en el país a tocar (en 1993, para más información con respecto a ese show entren en este link: https://chauchescu.wordpress.com/2015/08/05/soda-stereo-el-ultimo-concierto-en-paraguay/) venían los Soda a dar su concierto dando a conocer su – entonces – último álbum Canción Animal, un disco que representaría mucho éxito y aceptación popular en su país Argentina primeramente y también en toda Latinoamérica.

El espectáculo se realizó en el estadio León Condou y queremos recordar una de las crónicas acerca de ese show, realizada por Sergio Ferreira del diario ABC Color, un escrito bastante particular relacionando la bebida con la energía sonora de Canción Animal. Aunque destacó la actuación y la buena onda del grupo, acuso de un sonido bastante excesivo para la capacidad y estructura del estadio.

Estaban claramente en un gran momento, en el inicio de la llamada Gira Animal, recalaron en Paraguay con unos fans que esperaban escuchar sus nuevas y viejas canciones después de unos años de ausencia (volvían al corazón de Sudamérica después de 2 años) y se puede responder que saciaron las expectativas de sus seguidores paraguayos.

20160217_110735-1

Promoción del concierto de Soda en Paraguay.

Sin más preámbulos, vayamos al artículo en cuestión:

Nuevos sabores probados con excesiva cantidad de energía

Soda Stereo actuó en el León Condou

c8141ab466e07e34c542a55ba74602cf

Gustavo Cerati (izq.) y Zeta Bosio (der.) durante la tercera presentación de Soda en Paraguay.

“¡¡¡Olé, olé, olé olá, Soda, Soda!!!” gritaba al público sediento de Soda reunido en el estadio León Condou, donde los soderos repartieron sifones de excesiva energía sonora en los nuevos envases de la promoción “Canción Animal” y de otras promociones anteriores. Como el camioncito no pasaba desde hace casi tres años por el barrio, repartieron algunos envases ya conocidos por los clientes. Solamente estaban cargados con tanto gas que lo estereofónico (que, como se sabe, es la característica de la marca) ya no era tan así. “¿Qué es esto, Soda Zumbido?”, dijo uno que probó unos cuantos sorbos.

Pero la onda fue buena. Soda Stereo brindó un show excelente que balanceaba los temas nuevos con los de épocas anteriores.

La repartición comenzó a las 10:40 con un enérgico “(En) El Séptimo Día” que los clientes no conocían pero que recibieron con muchas ganas de gozar con “el nuevo sabor crudo” que prometieron los Soderos. Luego se derramó algo viejo: “El Juego de Seducción” que fue el delirio total. Siguieron cosas nuevas como “Hombre al Agua” y “Un Millón de Años Luz” y la gente bailaba estos nuevos sabores a pesar de no conocerlos.

Luego vinieron las reinas de la promoción (“la verdadera”) “Canción animal”, que el público degustó sorprendido como si asistiese a un espectáculo de ciencia ficción o terror, pero al rato comenzó a saltar nuevamente al probar “(de) Música Ligera”.

Soda Stereo supo combinar no solamente los envases nuevos con los antiguos, sino también otros bien fuertes y rítmicos con algo más suave, como es el caso recién mencionado.

Además, se sirvió algo que hace mucho no probábamos como “El temblor”, “Persiana Americana”, “Sobredosis de TV” (una versión bien rítmica donde el tecladista Tweety González hizo una super introducción) y que la gente cantó al pie de la letra.

También se probó en la ocasión: “Caja Negra”, “La Ciudad de la Furia”, “Entre Caníbales”, “Picnic en el 4to B”, “Te para Tres”, “Un Misil en mi Placard”, entre otros.

De lo que no se despojaron fue de ese zumbido que molestó durante gran parte del concierto. En algunas canciones fue difícil diferenciar entre un tema y otro, además de entender lo que Ceratti (sic) decía.  La potencia en sonidos era muy alta para el estadio. Tal vez si la repartición se hacía en un lugar abierto, toda esa infraestructura en sonidos iba a ser realmente disfrutada por los degustadores.

Los repartidores estuvieron muy bien en sus diferentes papeles. Zeta ya no salta tanto pero siempre está allí en contacto con el público, sonriendo con la gente. Ceratti (otro sic) quita otros sonidos diferentes, ya no tan rítmicos pero interesantes, a pesar de que no entendíamos muy bien por el problema del sonido. Charly Alberti estuvo allí concentrado con los tambores que lo ocultaban y Andrea Alvarez también se portó muy bien en la percusión y coros.

Para finalizar, esperamos que los almaceneros locales (entiéndase radioemisoras, discotecas y otros negocios del ramo) sigan distribuyendo el producto. No sea, como en ocasiones anteriores, que todo finalice después del show.

20160217_110840-1

Otra publicidad del concierto. Los años no pasan en vano dice una frase.

(Diario ABC Color, 4 de noviembre de 1990)

Fuente: Biblioteca Nacional

Anuncios
Publicado en Paraguay, Rock, Rock latino | Deja un comentario

Las 10 frases más destacadas de Luis Alberto Spinetta

El argentino Spinetta (1950-2012) es un artista que ha influido muchísimo en la vida de muchas personas, con su legado y trayectoria artística que ha dejado después de su fallecimiento.

Evidentemente no es algo determinante poner que son las 10 frases que más marcaron, pero se puede afirmar que son algunas de las palabras más interesantes que dejó El Flaco en algunas entrevistas o durante conciertos durante su vida que dan la pauta de su carácter y el compromiso de demostrar su arte y de encarar la vida.

FontCandy (2)

FontCandy (3)

FontCandy (4)

FontCandy (5)

FontCandy (6)

FontCandy (7)

FontCandy (8)

FontCandy (9)

FontCandy (10)

FontCandy (11)

Publicado en Rock latino | Etiquetado , , | 1 Comentario

La acción más comprometida de la historia de los Juegos Olímpicos

Hay atletas que marcan por sus récords olímpicos, otros lo hacen por su cantidad de medallas en uno o varios JJ.OO., pero existen otro grupo de personas que se comprometen por una causa social – aunque sea a través de un gesto – profunda para su entorno o contexto en el país donde vive.

Este es el caso de 2 atletas estadounidenses, como Tommie Smith (medalla de oro en la corrida de los 200 m.) y John Carlos (medalla de bronce), que con un saludo en representación a la comunidad afro en ese país marcaron para siempre sus vidas y los Juegos Olímpicos México 1968.

Además de eso, un australiano acompañó la causa con su aceptación al gesto de los afroamericanos, se llamó Peter Norman (quien logró la medalla de plata).

Esta historia apasionante y cruda lo relata un periodista llamado Martín Mazur, de la revista periodística argentina El Gráfico, con una sección particular llamada “Más que mil palabras”, con el título “El invisible”, que se irá desglosando a partir de ahora:

Si hubiera que elegir las fotos más representativas del deporte en el siglo XX, la que aparece publicada en esta página es una candidata natural a estar entre las 100 seleccionadas. Ampliamente difundida y fácilmente reconocible, la imagen del podio de atletismo en los Juegos Olímpicos de Ciudad de México 1968 representa mucho más que la carrera de los 200 metros. Es la victoria del poder negro, una de esas imágenes que funcionan como puertas de entrada a la historia.

La icónica foto del black power salute tiene como protagonistas a dos atletas estadounidenses, Tommie Smith, el ganador (19s86/100) y John Carlos, quien obtuvo la medalla de bronce. Llevan a cabo un saludo respetuoso pero desafiante, en un delicado escenario para su país y no menos tumultuoso para el mundo: el asesinato de Martin Luther King en Memphis había ocurrido dos meses antes; también habían matado a Robert Kennedy en California; continuaba la guerra de Vietnam y no cesaban las protestas contra la segregación racial; mientras tanto, en el mundo, sucedía el Mayo francés, los tanques rusos aplastaban la Primavera de Praga y en el DF, apenas 10 días antes de la llegada de la antorcha olímpica, la represión contra estudiantes provocaba la masacre de Tlateloclo, con casi 300 muertos.

Los atletas afroamericanos no querían dejar de expresar su apoyo a las protestas por los derechos civiles. Pero sabían que el boicot no era la solución. Tampoco el silencio desprendido de la realidad.

Así se llegó a ese gesto, una de las declaraciones políticas más fuertes en la historia de los Juegos. Un alarido sin decir una sola palabra.

Mientras sonaba el himno nacional de Estados Unidos, Smith levanta su brazo derecho, puño apretado dentro de un guante negro. Carlos, con menor tensión, levanta su brazo izquierdo. Ambos tienen los ojos puestos en el piso. Y aunque apenas se note, están descalzos. A primera vista puede no notarse, pero cada uno lleva varios agregados simbólicos para ampliar esa declaración: Carlos tiene un collar en homenaje a todos los ahorcados y linchados sin que nadie hubiera hecho nada por ellos. Su campera abierta simboliza a los obreros. Smith se colocó un pañuelo negro sobre el cuello, otra muestra de orgullo negro. La simbología nos habla de pobreza, trabajo y libertad.

También está presente una insignia, sobre el “USA” estampado: es la del Proyecto Olímpico para los Derechos Humanos, al que Smith y Carlos adherían.

072712-sports-olympics-moments-tommie-smith-John-Carlos-black-power-salute.jpg

Peter Norman (medalla de plata, “el invisible”), Tommie Smith (medalla de oro) y John Carlos (medalla de bronce).

Todas las miradas se concentraron en el saludo negro. Pero en la foto había alguien más.

La foto tiene un integrante casi anónimo que sirve para darle todavía mayor tensión: el atleta blanco que queda en el segundo escalón del podio, casi un protagonista antagónico ante el reclamo de los otros medallistas. Error.

Peter Norman, el australiano que se quedó con la de plata, participó activamente en la decisión de este festejo. Antes de la entrega de medallas, los atletas compartieron el vestuario por un par de horas. Allí, Norman escuchó lo que tenían pensado hacer. Decidió usar la insignia en su pecho como apoyo a sus colegas. Y fue él quien sugirió, al ver que solo tenían un par de guantes a disposición (Carlos había olvidado los suyos), que usaran uno en cada mano.

Lo que pasó después no fue grato para ninguno de los involucrados. La multitud los abucheó. Allí se produjo la famosa frase de Smith: “Cuando gano, soy americano, pero cuando hago algo malo, se dice que soy un negro. Somos negros y orgullosos de serlo. La América negr entenderá lo que hicimos esta noche”. El problema para el antónimo de la foto es que no era negro.

Smith y Carlos fueron expulsados de los Juegos. Les permitieron mantener sus medallas, pero el resto iba a ser de pesadilla: resistidos, acusados, sus carreras deportivas terminaron. También sus matrimonios.

El jefe de la misión olímpica australiana, Julius Patching, recibió presiones de todo tipo para castigar también a Norman, quien luego de la ceremonia había osado decir: “Creo que todo hombre nace como igual y así debe ser tratado”.

“En Australia están clamando por sangre. Considerate amonestado. Ahora bien, ¿tenés entradas para ver el hockey esta noche?”, le dijo Patching a Norman, y así dio por terminado el tema.

En su momento de gloria, con un tiempo que no había logrado cronometrar jamás, a Norman se lo acusaba por el apoyo a Smith y a Carlos y se dejaba de lado su proeza deportiva.

Los 20s06/100 que cronometró el carril 6 continuan al día de hoy siendo el récord australiano. Pero tras ese rapto efímero de visibilidad, Norman no volvió a competir en los Juegos Olímpicos. Nunca volvieron a mandarlo.

Continuó corriendo en competencias menores, hasta que se le infectó una lesión en el talón de Aquiles y se le generó una gangrena. En 1985 los médicos aconsejaron amputar, pero finalmente no lo hicieron: “No se puede cortar la pierna de un medallista olímpico”. Necesitó tres años de silla de ruedas y recuperación para volver a caminar. Jamás tuvo un reconocimiento merecido.

“La gente no entiende que Smith y Carlos sacrificaron sus carreras por una causa en la que creían, y con métodos pacíficos y no violentos. Me dio mucho gusto haber sido parte de eso”, dijo Norman en 2005, un año antes de su muerte, al recordar aquella foto que marcó a toda una generación.

El parlamento australiano recién reconoció “los extraordinarios méritos deportivos de la carrera de Peter Norman” en 2012, en una declaración pública y póstuma, que también incluyó una disculpa por no haberlo enviado a los Juegos de Múnich 1972, “a pesar de haber clasificado en numerosas oportunidades”.

Fue tan alto el impacto del black power, que para la mayoría Norman se transformó en un hombre invisible, en parte del decorado.

Pero nunca fue tal cosa para Tommie Smith, quien lo definió como “un hombre de sólidas creencias, un humanitario”, ni para John Carlos, quien directamente dijo: “Peter Norman es mi hermano”.

Las frases llegaron tras la muerte de Norman, hace una década. Tenía 64 años. Tommie Smith y John Carlos lo honraron en su última foto. Son ellos quienes, visiblemente conmovidos, llevaron las manijas delanteras del ataúd del atleta invisible.

Tiene la particular, además, de mencionar la cantidad de palabras que contiene el artículo (salvo la primera cita que es la bajada) que son 1019 en total.

Un símbolo que representó un sentimiento de libertad, un símbolo que no fue comprendido por unas personas con una visión muy estrecha, un símbolo que debe ser conocido para que no se castige más a la libertad de expresión, sobretodo que tiene connotaciones humanitarias.

Fuente: Revista El Gráfico, 1 de marzo de 2016.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La última entrevista internacional a Stroessner antes del golpe

A días de haberse conmemorado otro aniversario más del golpe de Estado en 1989 a una de las dictaduras más largas de Latinoamérica, he encontrado una entrevista interesante donde se ve a un Stroessner convencido de un sistema contradictorio pero efectivo para sus planes aunque se iba cayendo sin que, aparentemente, se dé cuenta.
En ese momento el periodista que lo entrevistó fue el español Tico Medina, enviado especial del diario ABC de Madrid. Esta entrevista fue publicada después del golpe de Estado a Stroessner, este diario le dio un destaque muy especial a este hecho, poniendo al Paraguay en el concierto internacional después de años de aislamiento y abandono por parte de varios países.

1155742478_0

Stroessner en sus últimos años

Aquí va in extenso, la entrevista:
El Palacio de López es un bello edificio gris, que en su día fue levantado para residencia del mariscal Solano, presidente de la República. Mármoles, espejos, bronces, altas columnatas. Parece de plata, junto al río Paraguay, a estas horas de la mañana. El presidente me ha citado a las diez. Es día de audiencias. Vamos a ver qué pasa. Stroessner, como todo el mundo sabe, lleva más de treinta años en el poder. En las últimas elecciones, que según la oposición habría que discutirlo, Stroessner – un paraguayo de origen alemán – ganó por un amplio margen de votos. Su partido, el Colorado, ocupa todas las áreas de poder. Como militar, su Ejército, sus generales, sus altos jefes, están situados en la cúpula del Estado. Han cruzado la frontera de los ochenta años, y en muchos sectores de la vida nacional, sobre todo en la internacional, es llamado el dictador Stroessner, y cosas aún mucho más duras. He pedido verle. He entregado, como se dice habitualmente con los jefes de Estado, un cuestionario, a través de su subsecretario de Información y Cultura, Juan José Benítez Rickman, que estudió en España y vivió entre nosotros mientras cursó su carrera de periodista. El día está fresco, en lo que cabe, y hoy también va a recibir, creo, al nuevo embajador suizo, que va a presentarle cartas credenciales. La cita es a la diez de la mañana. Me han dicho que el presidente, que no vive en el palacio, sino en una residencia cercanas a las Embajadas de España y Colombia, donde estuvo durante meses el capitán Ortigosa (sic) como exiliado político, es muy puntual, uno de sus hábitos germánicos, y no hay que olvidar su apellido. Sin embargo, media hora antes de lo previsto, un edecán, impecable, llega presuroso hasta el despacho donde espero.
“No le dé la mano”
El señor presidente le espera. Ha querido saludarle antes de que empiece la presentación de las cartas credenciales.
Stroessner es más alto de lo que parece en las fotografías. Sus ojos, un poco cansados, son sin embargo muy alemanes. Sonríe. No me extiende la mano. Quiza por eso me han dicho unos segundos antes, cuando atravesaba la linde del despacho presidencial:
-Por favor, no le dé la mano a su excelencia.
Como el Franco de los últimos años. Me lo recordará mucho, y más aún porque me lo irá recordando con vehemencia a lo largo de la entrevista. Hay un ramo de rosas rojas sobre la mesa, pero, sobre todo, hay mucha luz, cámaras de televisión, fotógrafos y una larga y elegante hilera de generales y edecanes, esperando mi llegada. Jamás me había pasado nada igual, y eso que uno ha hecho ya guardia en muchas garitas presidenciales a lo largo de más de treinta años de oficio periodístico.
Arcos y flechas
¿Cómo está usted?
Me saluda y me va presentando a todos y cada uno de los ayudantes de campo. El de Marina, el de Tierra, el de Aire, el de día, su primer secretario. Se vuelve a mí y me dice sonriendo:
Como usted observará Medina, aquí no hay ninguno que tenga arcos ni flechas.
Luego, caminando hasta la gran mesa del despacho, en la que se sentará de espaldas al gran ventanal que da al río, me confesará:
-Todos son leales. No hay ninguno que sea “falluto”. ¿Se dice falluto en español?
Traidor más bien, general.
Pero ninguno me será traidor. Muchas gracias, señores – dice dirigiéndose a ellos.
Todos saludan militarmente, con un leve taconazo sobre las alfombras, y se van en silencio. La bandera paraguaya a su lado. Un libro del doctor Puigvert, el último sobre la mesa. La mesa es del estilo imperial, de madera brillante, con trabajos dorados. La alfombra es roja. El general va vestido de azul, sin estridencias, corbata colorada como el partido que lidera, la brillante insignia de su país en la solapa, el rostro muy pecoso, el cabello teñido, a la alemana; la punta del pañuelo blanco asomándole por el bolsillo superior. En cualquier caso, es un militar vestido de paisano. Un paisaje de Itaipú – la gran obra del régimen – cuelga de la pared.
Experiencia y sabiduría
Le pregunto si hay algo que se gana con los años.
Experiencia y sabiduría – me contestará.
¿Quién es de verdad usted, general Stroessner?
Un paraguayo comprometido con su pueblo hasta las últimas consecuencias, como lo ha demostrado a lo largo de su existencia.
Sé que le gustan – me lo confesará – la lectura, el deporte y la pesca. Me han dicho que ha sido de joven muy enamoradizo, y que ahora incluso se coloca una vieja boina y se hace a la calle en la noche desde la altura de sus años para dar un paseo sentimental. Sospecho que es la leyenda. Su esposa mantiene una discretísima actitud en la vida oficial, siempre en un segundo plano. Le he preguntado si conoce España.
Tuve la satisfacción de conocerla con ocasión de mi visita oficial por invitación de mi gran amigo el Generalísimo Franco – así me dice textualmente – del cual guardo, además de perdurables recuerdos, la más alta ponderación.
Me hablará de la guerra civil española, del alcázar de Toledo, del general Yagüe. Se la sabe perfectamente, y, sobre todo, me hablará de Franco, mucho, con respeto, admiración. Yo recuerdo lo que un día, hace muchos años, me dijo el Negus de Etiopia, siendo emperador en Addis Abeba, sentado en el trono de oro del León de Judea.
Si tiene usted posibilidad de hablar con Franco, dígale que le sigo desde que era teniente.
“Simbiosis de dos razas”
Me habla del Paraguay: “Somos un pueblo de gente laboriosa, simbiosis de dos razas, patriota, hospitalaria, muy nacionalista e irreductiblemente amante de nuestra libertad”. Cuando quiero saber si, aún su apellido, hay mucha raíz española en el Paraguay, me dirá: “Desde luego, ya que el pueblo paraguayo es el resultado del maridaje de dos razas hidalgas, la guaraní autóctona y la española. De esta simbiosis ha surgido el hombre paraguayo, singular trilogía humana que ha realizado una de las historias más relevantes de América del Sur”. Preguntas y respuestas, de protocolo, de choque, necesarias para iniciar una entrevista.
General – siempre le dije general a lo largo de la entrevista – se está hablando mucho del narcotráfico en su país.
-Le diré que casi no hay país en el mundo por donde no incursionen los prisioneros del comercio maldito. Aquí en el Paraguay enfrentamos a los narcotraficantes con todo el rigor de nuestras leyes y jamás permitiremos que actúen impunemente.
-¿Es cierto que en su día pidió asilo político en este país el general Noriega?
-No es cierto.
Me habla de sus relaciones con los países que le rodean, y yo quiero saber cómo son las que mantiene con los Estados Unidos.
-Con toda la normalidad.
-¿Y con la Iglesia Católica?
-De la misma manera.
-¿Es cierto que hay españoles huidos de la Justicia Española en Paraguay?
-Que le responda eso la Justicia Española.
Las diez en punto. Le avisan que es la hora de las credenciales. Se levanta con un leve gesto de disgusto. Me dice que le acompañe para recibir los papeles del embajador suizo a la sala presidencial y que vuelva a estar con él más tarde, así que tendré tiempo para ver la sencilla ceremonia y tomar una breve y riquísima tacita de cocido, especie de té blanco muy tradicional. Cuando vuelvo dice a alguno de sus ministros que se marche, con elegancia pero con energía a la vez.
Cansancio de poder
-General, ¿no cansa el poder?
-Cuando se está al servicio de la patria y del pueblo, y este pueblo acompaña fervorosamente nuestras gestiones, antes que el cansancio hay renovadas energías para seguir trabajando por el bien público.
-¿Cuántos presos políticos hay en Paraguay?
-En la República del Paraguay no hay un solo preso político. Lo que ocurre es que un sector altamente radicalizado de la minoría opositora otorga rango de políticos inclusive a los delincuentes comunes.
A mi pregunta de cómo va a pagar la deuda económica Paraguay al exterior, el presidente Stroessner responderá que “cada país debe hacerlo conforme a sus propias posibilidades de Estado”. Y que “Paraguay lo está haciendo regularmente”.
Palabra de Stroessner. Aún en la despedida, entre un revuelo de edecanes asombrados de la duración de la entrevista – el general recibe periodistas muy escasamente y menos en dos partes, algo que demuestra claramente, pienso, su interés por su imagen en España -–, le escucho decir, luego que me desea un buen viaje:
-Parece de buena madera.
De encina y olivo, ciprés y álamo, señor presidente. No lo sabe usted bien…
Punto final
El general Rodríguez no estaba allí ese día, pero uno de los generales le ha traicionado. Precisamente el que tenía más cerca y el más fuerte: el también todopoderoso general Rodríguez, el segundo. Siempre la historia, y más la de América, tiene la última palabra. Exhumo con la urgencia de la actualidad de esta crónica, hasta ahora no publicada, que puede ser la última o la penúltima de las entrevistas de un hombre no dado a conceder entrevistas, habitualmente. Y lo hago mientras vuelo de Puerto Rico a México. Lástima que un general le suceda a otro general, aunque nunca será como Stroessner. Paraguay merece lo mejor: ¡Suerte, Paraguay!

 

andres-rodriguez-L-OEDfGW

Andrés Rodríguez, el consuegro de Stroessner que le hizo el golpe de Estado y fue presidente hasta 1993.

Publicado en Paraguay | Etiquetado , , , | Deja un comentario

El miedo de Froilán: El miedo a los estudiantes.

Ha sido una semana cargada de muchas cosas en lo que se refiere a la educación en el Paraguay, entre investigaciones de la Fiscalía en el rectorado de la UNA, una multitudinaria manifestación de estudiantes secundarios sumados a los universitarios y docentes donde la premisa era el de una mejor educación para el país y las posteriores sentatas y manifestaciones en contra del rector de la Universidad Nacional, Froilán Peralta, ante los graves hechos de corrupción puestos a la opinión pública a través de un periódico local.

Llegamos así al domingo, donde el rector de la UNA se presentó a un programa de televisión en donde intentó defenderse de las acusaciones en su contra, pero la verdad poco importó esa cuestión, sino lo que sucedía afuera del canal era lo importante, en donde varios estudiantes se concentraban esperando al rector para escracharlo y pedir su renuncia.

Lo interesante es que Froilán huyó corriendo del lugar, para luego trasladarse a una patrullera, la cual casi ocasionó un accidente entrando en contramano.

Uno de los carteles que tenían los estudiantes rezaba: “Solo los estudiantes me pueden sacar de mi silla. Froilán”. Esto puede demostrar que al rector le da miedo el estudiantado cuando realmente reacciona, se moviliza y le puede dar un tirón de oreja enorme. Por eso huyó de esa forma, por eso no quiso dar la cara ante la mirada de unos estudiantes cansados y hastiados de la corrupción y mediocridad imperante en la universidad pública.

el-rector-froilan-peralta-salio-del-canal-de-teve-por-una-puerta-lateral-y-subio-en-la-patrullera-para-ir-del-sitio-_970_551_1282229

Fuente de la foto: ABC Color.

A él le es más fácil realizar una conferencia de prensa, en donde puede dar explicaciones y justificaciones que poco o nada convencen, pero no tiene esa presión que le incomoda y molesta de sobremanera.

Otro aspecto importante fue la prensa, que tiene la capacidad de legitimar o deslegitimar una marcha, en donde a partir de la investigación en donde se comprueba la repartija de dinero y cargos a allegados del rector fue un aspecto determinante para este estado de cosas.

El rector de la UNA, Froilán Peralta, en la cuerda floja.

El rector de la UNA, Froilán Peralta, en la cuerda floja.

Cuando la prensa aprueba las manifestaciones en contra de una autoridad, es difícil que se sostenga por mucho tiempo, y más aún, si esas manifestaciones son constantes, diarias y organizadas.

El cambio progresivo de la situación educacional en la UNA es un proceso que llevará su tiempo, pero el estudiantado le dio un llamado de atención muy fuerte al rector Froilán Peralta, tanto que tuvo que huir como un delincuente al tener una nula valentía de afrontar el escrache de los manifestantes.

Publicado en Corrupción, Paraguay, UNA | Etiquetado , , | Deja un comentario

Soda Stereo: El último concierto (En Paraguay)

De las visitas de Soda Stereo en nuestro país, siempre se recuerda más el de aquel famoso Festival Rock en Sanber de 1988, donde habían cerrado con un concierto bastante recordado, en la cual Cerati había roto su guitarra en la última canción, más precisamente de Nada Personal.

Pero poco y nada se sabe, por ejemplo, de lo sucedido en 1993, que a la postre fue su último show en Paraguay, en la presentación del álbum Dynamo.

El concierto se realizó en el anfiteatro José Asunción Flores en San Bernardino, con la particularidad de que tuvo un grupo de soporte local llamado Deliverance, que en ese entonces era uno de los mejores grupos de la escena roquera del país.

Soda Stereo junto con Deliverance en la conferencia de prensa sobre el concierto que se realizó en el anfiteatro José Asunción Flores.

Soda Stereo junto con Deliverance en la conferencia de prensa sobre el concierto que se realizó en el anfiteatro José Asunción Flores.

Muchos años más tarde, le habían entrevistado en un medio digital nacional al vocalista de la banda llamado Neine Heisecke en que comenta su experiencia sobre el concierto y el ser soporte de Soda Stereo, uno de los grupos que más influyó en la música de Deliverance:

“El rock argentino estaba de moda, pero a nosotros sólo nos gustaba Soda por la influencia inglesa que tenía su música y su imagen. En diciembre lanzamos nuestro primer disco y en enero tocamos con ellos. La foto fue en el aeropuerto. Después del concierto, hablamos más con el baterista y el bajista, Zeta y Charly, porque Cerati estaba triste por la novia y mucho no nos hablaba. Hablamos de posibilidades de tocar juntos y esas cosas” (2)

Como el músico mencionaba, ellos estaban en la difusión de su primer disco que se llamó Rompiendo el Cristal, uno de los mejores álbumes de esa época, según los críticos de aquel momento.

Bueno, en general, las presentaciones en la gira de Dynamo tuvieron poca difusión y poco material sobre como fueron los conciertos, tanto en audio y en video. En el caso de Paraguay – salvo que los medios de comunicación televisivos y radiales de ese momento lo tengan y se animen a ponerlo a disposición del público- solo queda algun registro periodístico escrito sobre aquel suceso.

Foto promocional del álbum Dynamo.

Foto promocional del álbum Dynamo.

Esta crítica del concierto fue escrita por el todavía periodista de espectáculos del diario ABC Color, Sergio Ferreira, en donde destaca las ganas de renovación sonora de Soda y también valora positivamente al grupo soporte, entre otras cosas.

Este es el artículo en cuestión que se tituló Prófugos del pasado:

Soda Stereo se escapó de aquel grupo de los años ochenta, que se había hecho conocido en casi todo el continente con temas como “Nada personal”, “Signos”, “Jet Set” y otros más. El grupo que vimos el sábado en el anfiteatro José Asunción Flores es otro, uno nuevo que busca apuntar al futuro. Antes, Deliverance demostró una vez más que es una de las mejores bandas de nuestro medio, con un pequeño show que hizo delirar al público.

Alrededor de 5000 personas fueron testigos del escape de Soda Stereo, que fue narrado a través de más de 15 canciones bien “voladas” y sugerentes cuyo cable a tierra son la percusión constante y los sonidos programados, que afirman que lo que estamos escuchando es música pop.
Soda Stereo está comprometido en no convertirse en un grupo de viejos éxitos. Su propuesta no es para nostálgicos adolescentes de mediados de los años 80. “Después de tanto andar, tanto andar/ estás en el mismo lugar, mismo lugar/ Sal del camino, toma la ruta/ será diferente”, proponen en el tema “Toma la ruta”. Hasta los viejos éxitos (es increíble, el fin de siglo corre tan rápido que algo hecho en 1985 ya es antiguo) suenan diferentes. Pero, ¿está el público dispuesto a aceptar el cambio? O mejor, ¿sabe las cosas que están cambiando?
La cuestión está en que no se encara la ruptura con el pasado. El jingle promocional del concierto incluía fragmentos de los viejos temas de Soda y, además, el nuevo disco “Dynamo” no sonó en las radios. La gran mayoría que estuvo presente en el anfiteatro “José Asunción Flores” escucho esas canciones por primera vez. Pero era público seguro, que va a estar en un concierto de Soda si o si. Los organizadores deben tener en cuenta que es necesaria una mayor promoción del evento para poder llenar los restantes 20.000 espacios. El sábado se realizó una gran cantidad de actividades que dispersó al público. Gente que podría haber estado si conocía los nuevos temas. Al público paraguayo hay que sacudirlo constantemente para que se dé cuenta de algo. Un ejemplo, escuchar a la gente que dice que se vivía mejor con Stroessner. Es el temor al cambio contra el que tenemos que luchar.
Deliverance inició el concierto poco después de las 10:00. Siete temas bastaron para levantar el ánimo de la gente y demostrar que su sonido es una propuesta válida. Mucha energía desplegaron en el escenario, principalmente con el tema “Alabaré”, en el que los guitarristas de Ni Los Perros, Quique Calabrese y Felipe Vallejos, arremeten con todo como invitados. Se armó tanta polenta que estaban con ganas de romper todos sus instrumentos. Si no fuera porque tiene uno solo cada uno, íbamos a ver guitarras partidas en el escenario. Cumplieron su papel de grupo de soporte, al crear el clima ideal para el concierto.
Luego entró Soda con su tema “En Remolinos” y el “Dynamo” comenzó a rodar, accionado principalmente por los vuelos guitarrísticos de Gustavo Cerati. Los juegos de sampler y teclados de Twitty González y la base de Zeta y Charly Alberti cumplían el resto.
“Primavera 0” fue la siguiente canción, seguida de un “Juego de Seducción” renovado. Todos los temas de los discos anteriores que tocaron fueron completamente transformados, excepto los de “Canción Animal”. Así, “Signos”, “El Temblor”, “Persiana Americana”, “La Ciudad de la Furia”, eran nuevas canciones. La rara mezcla de pop y psicodelia de “Dynamo” fue comprobada a través de “Camaleón”, “Luna Roja”, “Nuestra Fe”, “Fue” y “Ameba”, además de los citados más arriba.
Todo culminó con un “Prófugos” transformadísimo, que deja en claro que los tipos se escaparon del viejo Soda y están “a un mil años luz de casa”. (1)

El artículo realizado por Sergio Ferreira durante la última visita de Soda Stereo en Paraguay dentro del diario ABC Color

El artículo realizado por Sergio Ferreira durante la última visita de Soda Stereo en Paraguay dentro del diario ABC Color

El Dynamo Tour terminó rápidamente y Soda Stereo se tomó un buen tiempo de descanso, en donde se pensaba seriamente en una separación definitiva. Gustavo Cerati se dedicó a pasar tiempo con su esposa de entonces, la modelo chilena Cecilia Amenabar que estaba embarazada de su primer hijo, Benito, y además, se puso a trabajar en lo que fue en su primer disco solista Amor Amarillo.

Zeta Bosio produjo a varios grupos y ayudó a Cerati en la producción de su álbum. Mientras que Charly Alberti formó un grupo llamado Plump con su entonces novia Deborah del Corral.

Soda Stereo nunca más volvió a tocar en Paraguay, mientras que dos de sus integrantes estuvieron haciendo presentaciones en vivo, Gustavo Cerati en el 2007 presentando su 4to disco solista “Ahí Vamos” y Zeta Bosio en dos ocasiones como DJ.

Es bueno recordar esta época sonora del grupo argentino, de la etapa más experimental y “volada”, como decía el periodista de ABC en su artículo.

Además de recordar un símbolo de los eventos artísticos y culturales de nuestro país a inicios de los noventa, como el anfiteatro José Asunción Flores, hoy en día absolutamente abandonado por la inoperancia e incompetencia de parte de las autoridades por recuperar este tipo de espacios culturales tan importantes.

Por último, el -posible- setlist del concierto realizado en Paraguay (3):

1- En Remolinos (Dynamo, 1992).

2- Primavera 0 (Dynamo, 1992).

3- Juegos de Seducción (Nada Personal, 1985).

4- Un Millón de Años Luz (Canción Animal, 1990).

5- Camaleón (Dynamo, 1992).

6- Signos (Signos, 1986).

7- Luna Roja (Dynamo, 1992).

8- Toma la Ruta (Dynamo, 1992).

9- (En) El Séptimo Día (Canción Animal, 1990).

10- Fue (Dynamo, 1992).

11- En Camino (Viva la Patria Mix) (Rex Mix, 1991).

12- Nuestra Fe (Dynamo, 1992).

13- Cuando pase el Temblor (Nada Personal, 1985).

14- En la Ciudad de la Furia (Doble Vida, 1988).

15- De Música Ligera (Canción Animal, 1990).

16- Ameba (Dynamo, 1992).

17- Persiana Americana (Signos, 1986).

18- Prófugos (Signos, 1986).

Fuentes:

Biblioteca Nacional de Asunción.

(1) Crítica del concierto publicado en el Diario ABC Color (Lunes 1 de febrero de 1993).

(2) Entrevista realizada por el medio digital EPA (24 de septiembre de 2014).

(3) Setlist.fm

Publicado en Paraguay, Rock latino, Uncategorized | Etiquetado , | Deja un comentario

A 11 años de la tragedia del Ycua Bolaños: Una herida que sangra y desarma todavía

El recuerdo es algo que debe estar presente siempre, por más dolor que eso pueda acarrear. La memoria es algo que se tiene que preservar principalmente para no cometer los mismos errores del pasado.

Y más que un error, lo que ocurrió en Ycua Bolaños fue un verdadero horror, una tragedia que enlutó a muchos paraguayos y principalmente en el barrio Trinidad.

A muchos nos ha marcado claramente, a pesar de que algunos no fuimos víctimas del incendio. Si bien pasó un buen tiempo de la tragedia, ya una década, el recuerdo sigue vivo.

regular_ncendio_ycua_bolanos.jpg

Era un cálido día domingo 1 de agosto, cercano ya al mediodía, mientras mis padres preparaban el tradicional asado familiar, estaba observando el dibujo de Caló en el diario ABC Color que graficaba un partido entre Cerro Porteño y Guaraní -que en ese entonces disputaban un torneo clasificatorio para la Copa Sudamericana- que se debía jugar ese día, pero claramente por los sucesos acaecídos en el Ycua Bolaños, se suspendió ese compromiso.

A la par, estaba observando la tele, la programación normal de un canal cuando se interrumpe eso y se empieza a hablar del tema de la tragedia. Una mezcla de desesperación, tristeza y dolor profundo nos producía al ver las terribles imágenes que iban llegando al pasar las horas y -principalmente- al aumentar la cantidad de muertos y heridos, que luego se confirmó que es la peor tragedia de nuestro país en tiempos de paz.

Otra imagen que se viene a la memoria, es cuando unos meses después, con el colegio en donde estaba, visitamos una escuela dentro del barrio Trinidad, se observaba claramente la mezcla entre la tristeza y la pérdida todavía reciente de sus seres queridos. Pero a la vez, las ganas de continuar, de seguir viviendo y de reencontrarse con la felicidad, esa demostración de alegría se pudo ver con mayor intensidad cuando empezamos a jugar fútbol, que es algo que definitivamente une a la gente mucho más en cuanto a lo que es el compartir, a la diversión y al esparcimiento sano.

3206475125_6b9b4eb9a4

Este hecho no debe quedar jamás en el olvido, para que nunca más vuelve a ocurrir un hecho semejante y se realice la justicia que hace rato las víctimas del Ycua Bolaños están buscando. Con sangre, sudor y lágrimas, muchas lágrimas en ese duro camino hacia la justicia.

Publicado en Paraguay, Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario